Asesor Fiscal Javier Palacin

Solutiones – Fiscalidad – Optimizatión

Posts Tagged ‘reforma laboral

REFORMA LABORAL: LA FLEXI-INSEGURIDAD EN EL MERCADO DE TRABAJO ESPAÑOL

leave a comment »

Parte 3 – “Consideraciones personales”

Para terminar con este Blog que divide en tres partes, en esta última, procedo a dar mi punto de vista al respecto.

En líneas generales, considero que se necesitaba una profunda reforma, para simplificar y hacer más eficiente el sistema que de alguna forma, en los últimos años, ha contribuido a acumular una tasa de paro del 24%.

Tras analizar los distintos aspectos y los posibles escenarios que se producirán con esta reforma, considero, que si bien puedo estar personalmente de acuerdo con unas medidas más que con otras, será el tiempo, influido por las futuras medidas que establezca el gobierno para relanzar la economía, el que nos indique si esta reforma ayudará más que perjudicar al empleado.

Por un lado, me llama la atención, la concesión de exenciones fiscales que se otorgan al contratar al trabajador “más desfavorecido”, las cuales, obligan a la empresa a mantener al empleado en su puesto durante un periodo de tres años, “bajo la amenaza” de tener que devolver dichas deducciones en el caso de que se despida al trabajador antes de finalizar dicho periodo.

Por otro, me parecen interesantes las novedades aportadas en materia de formación, ya que creo que es fundamental “reenganchar” a aquellos trabajadores que se han quedado atrás, y que tienen mayor dificultad para volver a introducirse en el mercado laboral.

Ahora bien, esto sobre el papel queda muy bonito, pero desgraciadamente, no es la primera vez que se oye. Personalmente llevo escuchando la misma frase, desde el momento que España empezó a recibir las ayudas que se otorgaban a los miembros más recientes de la unión europea… nada se hizo entonces, cuando había dinero para ello…..otra cosa es saber que se hizo con ese dinero……

En base a esto, espero que no se lleve a cabo una repartición al azar de los recursos económicos (que esta vez son más escasos), ya que resulta vital que se concrete con más precisión, que “metodología” tiene pensado aplicar el gobierno y que porcentaje de éxito espera alcanzar con la misma.

Como dato, me gustaría destacar que, a día de hoy, España se sitúa en el puesto 19 de la Europa de los 27, en lo que a presupuesto dedicado a la formación se refiere, algo bastante negativo, si tenemos en cuenta que nuestra cuota de desempleo se supera a si misma cada día que pasa.

Por otro lado, me parece que la idea de “flexi-seguridad” con la que se ha intentado envolver esta reforma, y que pretende ser su eje principal, es simplemente una estratagema hueca por dentro, reforma_laboral_3

 

Si analizamos esta estrategia más detenidamente, nos damos cuenta que, en realidad, no queda claro como la flexibilidad va a afectar de manera positiva a la seguridad de los trabajadores.

Lo que intento decir es que el gobierno nos vende la idea de que “por nuestro bien”, debemos aceptar las modificaciones que han instaurado, pero a mi modo de ver, esta aceptación al que verdaderamente beneficia es al empresario; más que nada por el hecho de que a partir de ahora, se quiera o no, todos los despidos son procedentes.

En un mundo perfecto nadie tendría nada que objetar al respecto, pero todos sabemos que existe mucha injusticia en los puestos de trabajo, gente que lo pasa mal y que calla mucho (más ahora que el hecho de tener un trabajo es un privilegio). Con esta reforma, la ley protege menos al trabajador, ya que a partir de ahora, un juez, salvo contadas excepciones, se verá “obligado por ley” a considerar que el despido fue procedente.

En definitiva, desde mi punto de vista, tras la entrada en vigor de la reforma laboral, la legislación española se aproxima a la europea en materia de costes, sin embargo, a cambio, no endurece las condiciones para dificultar la posibilidad de prescindir de un empleado. ¿Cuánta seguridad puede aportar esta medida en un país como España que cuenta con una alarmante tasa de paro que roza el 24%, la cual supone una tasa de paro record en la Unión Europea entre los jóvenes de menos de 30 años?

En líneas generales, dudo mucho que las medidas instauradas por el ejecutivo puedan crear empleo por si solas: las bonificaciones son mínimas; la exención fiscal sólo es válida para quienes estén establecidos, y en ningún caso están orientadas a la creación de nuevos negocios. Las medidas de flexi-seguridad aportan “demasiada” elasticidad, por lo que esa idea inicial destinada a romper con la rigidez del mercado laboral, podría convertirse en un arma de doble filo, ya que por un lado se ha otorgado a las empresas y empresarios una mayor libertad de movimientos, por otro los trabajadores ven mermada su seguridad, ya que sus despidos, de producirse, resultarán más baratos para la empresa española, que se encuentra sumergida en una crisis económica brutal.

En definitiva, tras la entrada en vigor de la reforma laboral, la legislación española se aproxima a la europea en materia de costes, sin embargo, a cambio, no endurece las condiciones para dificultar la posibilidad de prescindir de un empleado. ¿Cuánta seguridad puede aportar esta medida en un país como España que cuenta con una alarmante tasa de paro que roza el 24%, y supone una tasa record en la Unión Europea?

Por último, me gustaría resaltar un modelo europeo, concretamente el austriaco, qué consiste, principalmente en que, en lugar de otorgar una indemnización al trabajador cuando este es despedido, la empresa destina un dinero mensual a un fondo de despido individual para cada trabajador. Ese fondo se puede retirar bien cuando el trabajador es despedido, bien cuando se jubile, con la ventaja de que el fondo va siempre con él (si se cambia de empresa, el fondo de irá con él; abriendo su nueva empresa un fondo que empezará a contar de cero)

No hubiera estado mal que en la época de bonanza y cuando éramos “el ejemplo de crecimiento económico europeo”, alguno de los muchos ministros que hemos tenido, se hubiera preocupado de mirar alrededor, de absorber buenas ideas o modelos e intentar aplicarlos en un periodo de vacas “gordas”, donde todo hubiera sido más fácil……pero el españolito medio, entre los que me incluyo, es muy de mirarse el ombligo y de pensar que lo suyo es lo mejor y que mejor que “lo español” no hay nada……..dudo mucho, que ha día de hoy, el resto de Europa piense lo mismo.

 

 

 

Written by javierpalacin

May 23, 2012 at 9:52 am

REFORMA LABORAL: LA FLEXI-INSEGURIDAD EN EL MERCADO DE TRABAJO ESPAÑOL

leave a comment »

PARTE 2 – “El abaratamiento del despido”

En esta segunda parte de este Blog, me gustaría centrarme en el punto más conflictivo de esta nueva reforma laboral, que es, sin duda alguna  “el abaratamiento del despido”.

Si bien esta nueva fórmula busca “motivar” al empresario para que a la hora de contratar a un nuevo empleado, “se le recompense” con un contrato fijo (y no uno temporal, algo común en la España del siglo XXI que, en los últimos años, se ha acentuado aún más, si cabe, por la crisis), este pasa por reducir la indemnización por despido improcedente de 45 a 33 días por año trabajado, con un tope máximo de dos años de salario.

Hasta ahora, la vía más utilizada por el empresarioreforma_laboral_2 para el despido era el conocido como despido disciplinario improcedente, o ‘despido exprés’, que pagaba 45 días por año, con un máximo de 42 mensualidades. En otras palabras, una forma de despido libre, pero más cara: el empresario no tenía que alegar ninguna causa para proceder al despido, procediendo a realizarse este de manera inmediata, a condición de que el trabajador recibiese lo establecido por los sindicatos.

En España, los despidos exprés se habían convertido en algo habitual, representando un 60 por ciento del total. Entre las razones destacaban, por un lado, la voluntad de ahorrarse los costes del juicio, y por otro, evitar los “incómodos” salarios de tramitación, que el empresario tenía que seguir abonando al empleado hasta que el juez tomara una decisión al respecto.

La nueva ley elimina toda posibilidad de poder seguir optando a este tipo de despido, dejando como única alternativa el despido objetivo, que únicamente otorga una indemnización de 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 mensualidades.

Según se puede leer en el Boletín Oficial del Estado, el empresario podrá suspender el contrato de trabajo (despido objetivo o procedente), reducir la jornada y cambiar las funciones de sus empleados. Eso sí, tendrá que demostrar que lo ha hecho “por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción”.

Al entenderse que a partir de ahora todos los despidos estarán justificados, queda en manos del empleado el recurrir a los tribunales en caso de no estar de acuerdo. En este caso, y sólo si finalmente el el juez da la razón al trabajador (quedando demostrado que el despido no se llevó a cabo basándose en las razones nombradas anteriormente), se abriría la posibilidad de poder recibir una indemnización más alta que en ningún caso superaría los 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades.

En cualquier caso, es necesario aclarar que para aquellos contratados antes de la puesta en marcha de la reforma, se aplicará una fórmula transitoria por la que los trabajadores podrán recibir 45 días por año trabajado hasta el momento de la entrada en vigor de la reforma.

En cualquier caso, se le reconoce más libertad de acción al empresario que, no sólo se ve beneficiado por las condiciones económicas del despido objetivo, sino también por las razones del mismo, ya que entre otras, y como hemos comentado anteriormente,  adquieren especial relevancia las causas por índole económica. De hecho, según el nuevo decreto “se entiende que se concurre en causas económicas, cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, tales como la existencia de perdidas, actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. En cualquier caso, se entenderá que la disminución es persistente si se produce durante un periodo de tres trimestres consecutivos”.

Si bien esta nueva medida busca otorgar más estabilidad contractual, eliminando el miedo del empresario a asumir excesivos compromisos, no son pocas las voces que se han alzado en contra de esta medida calificándola de “letal”, ya que lo único que se ha realizado es cambiar el sentido de “la carga”, que pasa a estar en contra del trabajador. Con la anterior normativa el despido se consideraba improcedente si la causa no quedaba suficientemente acreditada, ahora se presume que el despido es procedente y lo que hay que demostrar es la improcedencia.

Personalmente, y aunque ya entraré más en detalle en la última parte de este Blog, considero el abaratamiento del despido una medida “impopular”, pero necesaria, que nos acerca a los estándares europeos. En Europa, ningún país contempla una indemnización por despido improcedente tan elevada, como la que hasta ahora se daba en España.

Comparando a España con los países que la rodean, nuestro país, se sitúa por encima de Suecia, donde si bien no existen las indemnizaciones por despido, estas se sustituyen por un subsidio de paro limitado (aunque muy bien administrado), que se complementa con incentivos al trabajo importante y una mayor dificultada para despedir.

En el caso alemán, la compensación por despido se sitúa en 18 mensualidades, si bien, en muchos casos, las empresas diseñan planes sociales para sus trabajadores, algo que en España se da con cuentagotas.

En cualquier caso, concluiré este Blog dedicado a la reforma laboral expresando de una forma más extensa mi punto de vista al respecto. Del mismo modo, intentaré realizar una distinción entre las medidas que, en mi opinión eran necesarias, y las que han sido más polémicas y han suscitado mayor preocupación entre la sociedad española.

Written by javierpalacin

April 23, 2012 at 2:25 pm

REFORMA LABORAL: LA FLEXI-ENSEGURIDAD EN EL MERCADO DE TRABAJO ESPAÑOL

leave a comment »

PARTE 1 – “Las medidas”

La reforma laboral que el nuevo gobierno de Rajoy aprobó a princireforma_laboral_1pios de febrero representa, sin duda, un asunto largo y complejo, con varios aspectos que merecen un atento análisis.

Por tanto, he decidido escribir un artículo que dividiré en tres partes, intentando ofrecer al lector una explicación clara de las novedades fundamentales que el Gobierno ha incluido en ese texto normativo.

En esta primera parte, he realizado una introducción en las que describo las medidas que, a mi parecer habría que destacar. En la segunda, he profundizado el tema que más inquietud ha generado entre los trabajadores: el abaratamiento del despido.

Por último, en la tercera parte, he expresado mis opiniones con respecto a las medidas que considero acertadas, así como mis preocupaciones sobre aquellas que, a mi parecer, no ayudarán a solucionar la problemática actual española.

A continuación, vamos a analizar los puntos más significativos, aclarando los objetivos que el Gobierno quiere lograr y las medidas que han sido puestas en marcha para conseguirlos:

1-       Crear más empleo: El gobierno parte de la idea básica por la que si se aumentan el número de entidades capacitadas para contratar, se contratará más. Según establece la reforma, las ETT (Empresas de Trabajo Temporal) pueden, desde ahora, funcionar como agencias de colocación. Se busca conseguir la creación de más empleo a través de una mayor colaboración y participación por parte de los sectores público y privado; parafraseando a la ministra Báñez, “Todo lo que pueda buscar empleo que ayude a hacerlo”.

2-       Más y mejor formación: Se reformará el contrato para la formación y el aprendizaje con el intento de promover una formación permanente en España, ya que un trabajador mejor formado encuentra trabajo con más facilitad (España se caracteriza por su bajo nivel de formación – escolar y pos-escolar – uno de los elementos que eleva considerablemente la tasa de paro). Además, se busca lograr que la formación sirva de verdad a la consecución del empleo. Como ha señalado la ministra Báñez, “en nuestro país se gastan muchos recursos públicos en formación, sin embargo, esta inversión no se traduce en una mayor probabilidad de que los candidatos cumplan los requisitos necesarios para acceder a un puesto de trabajo”. Evaluando las necesidades de las empresas, y en consecuencia, orientando la formación de los trabajadores, se conseguirán mejores resultados.
Con respecto a los derechos que se reconocen a los trabajadores durante su periodo de formación, estos pueden presentarse a exámenes para obtener títulos, y los exámenes no estarán puesto fuera del horario laboral. Además, el trabajador podrá formarse en la propia empresa hasta un máximo de 20 horas por año.
En el texto de la reforma, aparece también el tiempo que puede estar en prácticas un trabajador, que podrá ser de uno a tres años, siempre que alterne actividades formativas con trabajo.
La disposición legislativa anterior establecía que la edad máxima para acceder a este contracto de formación era de 30 años. Con la nueva disposición, se ha decidido mantener la edad a 30 años, con la intención de que esta edad será reducida a 25 años cuando la tasa de paro descienda al 15%.
Por último, el Gobierno ha previsto conceder incentivos, en forma de reducción de las cuotas a la Seguridad Social.

3-       Más empleo estable: La que probablemente es la medida principal de esta reforma es un nuevo contrato por tiempo indefinido a jornada completa, que apoya conjuntamente a las PYMES y a aquella categoría de desempleados que más dificultad encuentran para integrarse al mercado de trabajo. Se define como ‘contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores’.
Es un contrato para empresas de menos de 50 empleados que busca potenciar la contratación y evitar la temporalidad en el mercado de trabajo y que presenta dos incentivos:

–       Por un lado, se otorgará una deducción fiscal (que se produce en el Impuesto de Sociedades) de 3.000 euros en la contratación del primer trabajador de la empresa, si este es menor de 30 años, con la intención de fomentar la contratación de gente joven que se incorpora en el mercado de trabajo.

–       Por otro lado,  el empleador que saque a ese trabajador del desempleo, puede deducirse en la cuenta fiscal el importe equivalente al 50% de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de celebrarse el contrato, y con las siguientes salvedades:

a)       El trabajador ha tenido que estar cobrando el paro durante, al menos, 3 meses antes de su contratación

b)      Para concretar esta deducción, el empleador recibirá del trabajador un certificado del Servicio Público de Empleo en donde se recoge el importe pendiente de percibir

c)       Límite de doce mensualidades

Se permite, también, compatibilizar el sueldo que recibe una persona con una parte de su prestación por desempleo. El trabajador que en la actualidad recibe una prestación por desempleo y que es contratado por una empresa, podrá compatibilizar el 25% de la prestación que venía percibiendo, durante un año, con el nuevo sueldo de este contrato, o bien puede mantenerla para situaciones de desempleo posteriores.

En lo que a bonificaciones se refiere, se otorgarán bonificaciones de hasta 3.600 euros cuando haya contratación de jóvenes menores de 30 años, y de hasta 4.500 euros para contratación de desempleados de larga duración. En ambos casos los importes bonificados se sumarán a las anteriores deducciones fiscales.

4-       Otra medida a destacar es, que a partir del 21 de diciembre de 2012 se prohibirá encadenar contratos temporales más allá de 24 meses.

5-       Combatir el fraude, la economía sumergida y luchar contra el absentismo laboral:
En más detalle, el ejecutivo ha decidido no rebajar la prestación por desempleo en ningún caso, pero evitará los fraudes fiscales que se puedan producir en el cobro de la misma.

En la lucha contra el absentismo laboral (que costó más de 16.000 millones de euros en España en 2010) el Gobierno cree necesario desvincular el absentismo individual del trabajador a la media de la plantilla (un trabajador es o no absentista en función de su comportamiento, no de la media de lo que hagan los demás) así como impulsar la colaboración entre las  Mutuas y el sector público, y con este propósito el ejecutivo tendrá preparada una Ley de Mutuas a finales del primer trimestre.

Se busca, impulsar que los desempleados que estén cobrando una prestación por desempleo puedan realizar servicios de interés general a la comunidad.

Razonando sobre las principales medidas discutidas hasta ahora (dedicaremos al abaratamiento del despido la segunda parte de este Blog), podemos fácilmente extraer los principios fundamentales de esta nueva normativa.

En primer lugar, se busca a facilitar la contratación, con especial atención a los jóvenes, a los parados de larga duración, y a las personas que tienen cargas familiares o dificultades para incorporarse al mercado de trabajo a través de la concesión de apoyo a los autónomos y a las PYMES que representan los grandes generadores de empleo en España (dan empleo a más del 95% de los trabajadores).

En segundo lugar, con esa reforma se busca la estabilidad en el empleo, y potenciar los contratos indefinidos frente a la contratación temporal.

En tercer lugar, busca flexibilizar el marco de la empresa para que el despido sea siempre la última solución.

No obstante los buenos propósitos, habrá que averiguar la eficacia de la reforma, a corto, medio y largo plazo. Fátima Báñez, ha asegurado que el objetivo a corto plazo es “crear las bases que permitan crecer y crear empleo” y “frenar la sangría de destrucción de empleo” subrayando que la nueva norma pretende “romper con la rigidez del mercado de trabajo y con la dualidad de que los trabajadores temporales paguen las consecuencias de la crisis”.

Como se puede comprobar analizando las fluctuaciones de la economía laboral en tiempos de crisis, el ajuste de la economía española se realiza vía despido y no a través de las modificaciones de las condiciones de trabajo como ocurre en los países de nuestro entorno. Esta situación da lugar a que sean los trabajadores temporales los primeros en sufrir las consecuencias de una recesión económica.

El gobierno, busca combatir la rigidez del mercado de trabajo nacional otorgando una mayor flexibilidad a las empresas.

Aquí concluyo la primera parte de este Blog. Ha dedicado la siguiente al abaratamiento del despido, el punto de la reforma  más controvertido y que ha generado más polémica.

Written by javierpalacin

April 11, 2012 at 12:19 pm