Asesor Fiscal Javier Palacin

Solutiones – Fiscalidad – Optimizatión

¡Se acabó el Bunga Bunga!

leave a comment »

blog-berli-e-monti

Se acabó, no pudo ser, Berlusconi, consiguió hace pocas semanas su última victoria personal, y al mismo tiempo la más dolorosa, perder la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados durante la aprobación de las Cuentas del estado del 2010. Momento en que se vio claramente, lo que desde hacía meses se intuía, Il Cavaliere, había perdido su cualidad más preciada, la credibilidad política.

Credibilidad, que los mercados financieros no perdonan, sobre todo cuando la estabilidad financiera de la tercera economía de Europa se tambalea en la cuerda floja con vistas a caer al foso de la otra Europa, la de los rescatados, donde ya yacen países como Grecia, Portugal o Irlanda.

Personalmente, no dudo de la capacidad política de Berlusconi, al menos “desde fuera”, se le ha visto como un líder político que ha sabido mantenerse en el cargo pese a “los escándalos” en los que se ha visto envuelto, y, que en materia internacional, siempre ha tenido más “peso” en la foto de familia que la mayoría de sus colegas europeos.

De hecho, ha tenido que ser un “levantamiento interno”, lo que ha producido la salida de Berlusconi, ya que a diferencia de Papandreu, y en una situación muy similar a la del ex ministro griego, ni Merkel ni Sarkozy ejercieron, en ningún momento, una presión similar como sobre este último.

En cualquier caso, la “herencia” de Berlusconi, deja un panorama desolador para Italia:

–          Sus bonos (hasta la reciente intervención del BCE), se colocaban al 7% de interés. Situación extrema, considerada de no retorno, si tenemos en cuenta que países como Irlanda, Portugal, o Grecia, fueron rescatados cuando su deuda se colocaba al 8%,  9%, y 10% respectivamente.

–           La deuda pública italiana, se sitúa por tanto, en 1,9 billones de euros, equivalente al 120% de su producto interior bruto. Dato alarmante, si consideramos que el conjunto de la deuda de Grecia, Irlanda y Portugal, no supera los 640 mil millones de €, y que estos tres países suponen el 6% de la economía de la eurozona, el país transalpino, sin embargo, supone un 17%.

–          Italia, debe afrontar unos pagos en concepto de bonos, de 380 billones de euros para finales de 2012. De hecho, ya en Febrero, se enfrenta a un pago importante de 26 billones de  euros.

–          Pese a que Italia compra una parte importante de sus bonos, una entrada en default del país transalpino, dejaría a los bancos alemanes y franceses muy expuestos. Los bancos alemanes, poseen una deuda soberana italiana por valor de 51 billones de Euros, mientras que la francesa se estima en un valor cercano a los 98 billones de euros.

Por lo tanto, un colapso de Italia, convertiría la crisis de la deuda en una crisis bancaria y la crisis de países periféricos en una crisis de países “ricos” que podría llevar a replantearse la existencia de la eurozona.

Pero no nos engañemos, la caída de Berlusconi, no supondrá, a corto plazo, un respiro para un país donde existe una profunda crisis institucional, y donde la unidad entre partidos brilla por su ausencia.

El mal de Italia, es muy similar al de Portugal, donde la falta de consenso entre partidos, dificulta muchísimo la aprobación de medidas necesarias para poder salir de la crisis.

Este y otros problemas, serán a los que se tendrá que enfrentar Mario Monti, o Monti “Manostijeras”, como ya le apodan, por la cantidad de recortes que su plan de ajustes tendrá que incluir, si es que quiere salvar a Italia de la bancarrota financiera. De hecho, Monti ha declarado que “no harán falta sangre o lagrimas, sino sacrificios por parte de los italianos”.

El comentario de Monti, si bien duro y directo, es real como la vida misma. El nuevo primer ministro italiano, es consciente que los mercados financieros son equiparables a los agujeros negros espaciales que, en esta ocasión, han puesto sus ojos en la península itálica. La única forma de calmar la avidez de la bestia es mediante garantías, que únicamente derivarán de una mayor estabilidad del país.

 

Por tanto, el principal objetivo del gobierno tecnocrático italiano es tener listo, cuanto antes, un plan de medidas contra la crisis de la deuda soberana que, el próximo día 8 de diciembre, presentará en el Consejo de la Unión Europea.

Es por ello que, en estos momentos, toda la atención se concentra en Roma, ya que las decisiones que se tomen estos días en los palacios de la política italiana estarán muy relacionadas con lo que será el futuro económico del “Belpaese”.

Si bien no existe aún un plan concreto, las directrices han sido marcadas por Bruselas, por lo que se prevé que las medidas que se aplicarán serán las siguientes:

–          Fortalecer la lucha contra la evasión fiscal

–          Alargar la base imponible

–          Reintroducción del “Imposta Comunale sugli Immobili”

–          Introducción de “la Patrimoniale”: donde el estado gravará el 5*1000 cuando el valor total del patrimonio supere el millón de euros.

–          Limitar el gasto público, donde además de reducir el número de parlamentarios, se prevé reducir la inversión en determinados ministerios, como Salud y Educación

–          Retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años

Pero, como si de una función de Houdini se tratara, la dificultad de la hazaña adquiere un rango exponencial si tenemos en cuenta dos grandes factores.

El primero, y gran hándicap para Italia, que se centra en la disputas entre partidos que, a fecha de 24 de noviembre, no había permitido al nuevo primer ministro nombrar los viceministros de su gobierno.

El segundo, la rebaja del crecimiento económico previsto por el Ejecutivo italiano para 2012, el cual se había fijado, en un primer momento, en el 0,6%. Sin embargo, las estimaciones actuales de los inspectores europeos, sitúan las previsiones de crecimiento en únicamente un 0,1%.

Quedamos por tanto a la expectativa de lo que pase el próximo día 8, y cruzamos los dedos para que las medidas sean aprobadas y bien recibidas por los mercados.

Una mala acogida nos dejaría a la deriva, dejando al BCE entre la espada y la pared….comprar directamente la deuda soberana de los países en problemas o dejar morir a la Europa del euro.

Advertisements

Written by javierpalacin

December 5, 2011 at 5:41 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: