Asesor Fiscal Javier Palacin

Solutiones – Fiscalidad – Optimizatión

2013, ¿recuperación o ruina?

leave a comment »

euro espanol

Comenzando el 2013, muchas son las preguntas que nos abordan y muy pocas las respuestas o nada convincentes las que nos ofrecen nuestros políticos.

La principal pregunta sería, ¿habrá rescate en 2013?

Pues siendo claros todo apunta a que no, pero todavía puede que se pida el rescate o incluso pudiera ser que nos rescaten  a la fuerza por el bien común.

 

El  pasado el Otoño, vivimos un pulso entre la troika, nuestras subastas de deuda pública y el sentimiento del mercado que apuntaba al temido default. El Gobierno vivió días de inusitada tensión, donde  Rajoy pese a no querer, estuvo a punto de solicitarlo, incluso miembros de su gabinete eran partidarios de este.

Parece ser que, tras analizar la situación y tras la llegada del ansiado rescate parcial del sector financiero que sin duda ha contribuido a relajar los tipos de las subastas de deuda pública y a alejar al menos por el momento de la opinión pública el ambiente de rescate, el mercado todavía no lo descarta.

No olvidemos que, si bien es cierto que estos días periódicos internacionales como New York Times reconocían el esfuerzo estructural español, también lo es que ponía en relieve la ineficacia a promover reformas contundentes en Italia y además arremetía con la falta de compromiso de Francia de cara a emprender reformas absolutamente necesarias. Nos  quedamos con la frase del profesor Roubini, el que nos  metió un miedo feroz con el corralito español el pasado verano, pero sin olvidar que fue de los pocos predijo la crisis subprime:

“España es un buen ciudadano pero vive en un mal barrio”.

Básicamente, si las cifras no comienzan a mejorar o mientras no se vean atisbos cuantitativos de recuperación en el horizonte, todavía podríamos vivir jornadas de nerviosismo en los mercados de deuda pública y en las bolsas del continente.

No son pocos los gestores de fondos que cuentan con posiciones en sus carteras de deuda española que ansían  altas rentabilidades en el corto plazo y que sin duda son a los que más les interesa el rescate, ya que si rescatan la economía española los “spread´s” sobre deuda pública bajaran aún más haciendo ganar a estos con las ventas otro 20% extra más.

Es sencillo, compro 10 millones en bonos cupón al 7%, ahora tres meses más tarde el mismo bono paga el 5.5%, luego mi bono en vez de valer 10 vale 10,7 y si en 3 meses el mismo bono paga cupón del 3 tras el rescate mi bono original pasará a valer 12.

Cómo son estos especuladores que obtienen rentabilidades de dos dígitos en apenas 5 meses. Hay que ver cómo funcionan las matemáticas y la presión de los medios.

Estas primeras semanas del año han amanecido con unos niveles de rentabilidad  en bonos y letras del Estado que nos recuerdan  tipos de interés de comienzos  de la crisis de renta soberana, allá por principios del 2011. Concretamente la rentabilidad en bonos y letras del Estado se han deshinchado un 30% en apenas 2 meses.

De la línea de crédito para capitalizar la banca española dañada, que inicialmente fue otorgada por la Comisión Europea con 100 billones de euros, se han dispuesto ya 40 billones para Cataluña Caixa, Banco Valencia, Novagalicia y Bankia, no olvidemos que este último es cuarto banco más grande de España, además  en las próximas semanas se destinarán a las cajas regionales un par de billones más.

El mensaje a los inversores internacionales es claro, y tras las reiteradas declaraciones del Banco Central Europeo confirmando que activará el programa de compra de deuda comunitaria en el momento que un país solicite la ayuda, parece tranquilizar momentáneamente al mercado.

No olvidemos que el tipo de interés medio ponderado del total de deuda viva de España  se encuentra a día de hoy en el 3,91%.

Cabe destacar que antes de que llegara el Mede, ya se habían tomado participaciones en Bancos y cajas Españolas por el Frob por importe de unos 28-30 billones en total.

La diferencia con las capitalizaciones anteriores es que con la llegada del Mede europeo los bancos rescatados han tenido que pasar en contrapartida además de su capital al Frob sus activos tóxicos a la Sareb, es decir el Banco Malo para entendernos.

El traspaso de activos por parte de estas entidades ha sumado 37 billones de euros lo que ha supuesto unas 89.000 viviendas y unos 240.000 préstamos y créditos inmobiliarios fallidos, colocando al banco malo como la mayor inmobiliaria de Europa.

Por el contrario la banca sana también tiene enormes paquetes inmobiliarios, según Bloomberg el total de activos en manos del conjunto del sistema financiero español asciende a 700.000 inmuebles.

La respuesta para las entidades españolas tras el traspaso ha sido inmediata y ha significando que salgan a pedir dinero al mercado y conseguirlo más barato, o al menos conseguirlo, algo que hacía muchos trimestres que no ocurría.

Incluso se ha reactivado el mercado interbancario como efecto colateral, beneficiando al resto de la banca Española, también se ha reactivado la emisión corporativa, los grandes han lanzado emisiones de deuda avalada por deuda de diferentes categorías y ha  sido adquirida rápidamente por inversores internacionales.

El Tesoro por su cuenta también  ha acelerado el programa de subastas colocando en apenas 20 días de 2013,  25.000 millones, un record sin precedente.

Son muchas las voces que han reclamado aprovechar el viento de cola y emitir subastas de deuda pública y privada.

En el horizonte cercano, lo más relevante sin duda es ver cómo se va a dar salida a los inmuebles del Banco Malo y, evidentemente, en qué condiciones. Hay que ver si efectivamente va a ser capaz de cumplir con el programa de venta impuesto por la troika.

Es decir, que todo se encuentra en stand-by, a la espera de ver como evoluciona la situación.

Esperemos que chinos y rusos vean oportunidades inmobiliarias en nuestra maltrecha economía. Los inversores internacionales a parte de dirigir su mirada a los movimientos corporativos  del sector privado y a las subastas de deuda pública se encuentran a la espera de ver si el Banco Malo funciona o no, además esperan como agua de mayo las privatizaciones que están por venir como  Loterias o Renfe que captarán la atención de bancos y fondos de inversión de todo el mundo.

Nuestro consejo es ser cautos de momento y no lanzar las campanas al vuelo, que si a día de hoy el año de la recuperación será el 2014, el 2011, el 2012 y el 2013 ya lo fueron antes también.

Advertisements

Written by javierpalacin

March 15, 2013 at 10:07 am

El estado autonómico

leave a comment »

La crisis económica que está sufriendo el país, está sembrando dudas sobre la conveniencia del actual modelo de estado. El hasta ahora incuestionable estado autonómico, comienza a ser criticado y en parte culpado de nuestros males. Los recortes que estamos viviendo están mermando el estado de bienestar. Lo que está generando un creciente malestar social, en una sociedad que ve como los servicios sociales disminuyen, así como la calidad de los mismos. A su vez cada vez es mayor el esfuerzo fiscal que se pide a la ciudadanía.

Hasta ahora los recortes siempre han venido del mismo lado, el ciudadano medio. Subida del gravamen en los diferentes tramos del IRPF, más IVA, bajada del sueldo de los funcionarios, congelación de oferta de empleo público, recortes en sanidad, educación, eliminación de subsidio de desempleo. Sin embargo no se ha tocado la estructura del estado y lo que es más preocupante ni siquiera está en la agenda.

Nuestros políticos nos venden la idea de que los recortes son necesarios, un mal para evitar un mal mayor y hasta ahí estoy de acuerdo, donde no estoy de acuerdo es en donde hay que recortar. El desarrollo del Estado autonómico coincidió con años de bonanza económica, lo que nos permitió creer que podíamos sostener estructuras más amplias de las que ahora la tozuda realidad nos dice que no podemos mantener. Para entender la evolución del modelo autonómico debemos ponernos en el contexto de la época en que se crearon. El actual estado autonómico nace en 1978, su estructura obedece a muchos factores, en primer lugar motivos políticos e históricos. La descentralización permitía satisfacer los intereses nacionalistas. Intereses que habían surgido como resultado de las diferentes identidades sobre las que se ha construido la unidad de la nación española.

autonomias

De este modo, nacen en España 17 comunidades autónomas, agrupadas teniendo en cuenta criterios históricos, geográficos, económicos y políticos. Las comunidades, consideradas como “históricas” son las primeras que empiezan a asumir competencias. A la barra libre de competencias le siguen el resto de comunidades. Lo que a la postre supuso una desmembración del estado hasta dejarlo en un papel residual.

Sin embargo, el estado autonómico no ha servido la calmar las aspiraciones nacionalistas pero si para crear 17 administraciones dentro del estado que no han parado de crecer hasta límites insostenibles. La descentralización fue necesaria, pero se realizo por motivos equivocados, satisfacer a los nacionalistas y regionalistas que deseaban ver reconocida una diferenciación cultural en la Constitución y no por motivos de eficiencia en el gasto.

Parecía lógico pensar que una descentralización estructurada en CCAA y Ayuntamientos, se traduciría en instituciones más cercanas a la ciudadanía, ofreciendo más y mejores servicios. Sin embargo se han convertido en instituciones despilfarradoras, y en muchos casos poco transparentes. Por lo que cada vez parece más claro la necesidad de una nueva estructura territorial del Estado, más eficiente y racional, que permita prestar servicios públicos de calidad ante la evidencia de que las comunidades autónomas no han supuesto una mejora.

Estos son algunos de los argumentos por los que la actual Organización territorial del Estado no es eficiente:

Asumir ciertas competencias a generado duplicidades entre las instituciones lo que según recientes estudios supone un derroche de entre 18.000 y 22.000 millones. Este sobrecoste está oculto en la infinidad de entes, consorcios, observatorios, sociedades o fundaciones cuyas tareas mayormente están desempeñadas por otra institución. Todas aquellas instituciones que realicen actividades similares deberían fusionarse, con el fin de evitar solapamientos y un gasto irracional en las arcas públicas.

La descentralización ha supuesto una desmembración del mercado español, la infinidad de regulaciones implantadas en cada comunidad no ha supuesto más que disparidades y barreras entre los diferentes territorios. Las diferencias van desde la existencia de diferentes impuestos, véase el caso del impuesto de sucesiones y donaciones, hasta horarios comerciales. Estas diferencias rompen la unidad de mercado e incluso suponen una traba más a las inversiones, especialmente las extranjeras.

El número de ayuntamientos es desproporcionado a su número de habitantes, fusionando los 6.821 municipios de menos de 5.000 habitantes que hay en España, el estado ahorraría hasta 4.000 millones de euros. De este modo el papel de las diputaciones dejaría de tener sentido, ya que su función es proporcionar aquellos servicios que los ayuntamientos de menor tamaño no tienen capacidad de suministrar, por ejemplo los ambulatorios. La eliminación de estos municipios supondría pasar de 68.000 concejales a 21.000, así como una reducción de altos cargos, coches oficiales, etcétera.

Los regímenes forales, aunque amparados en la constitución tienen una legitimidad dudosa hoy en día. En primer lugar la única comunidad Foral es Navarra, en el caso de Euskadi se le concedió este privilegio en el año 1978 sin ninguna legitimidad histórica. La existencia de un régimen foral y otro común genera desigualdades e injusticias, especialmente para las regiones limítrofes que ven como su industria se instala en las comunidades forales donde disfrutan de una menor tributación. Impidiendo la posibilidad de competir con ellas al no tener competencias normativas en el impuesto de sociedades. Esta competencia desleal merma las posibilidades de crecimiento de las regiones fronterizas e impide que compitan en igualdad de condiciones.

Se debería poner fin a estos privilegios, y buscar la convergencia fiscal a nivel nacional, con el fin de poder garantizar la igualdad entre todos los españoles. Numerosos estudios independientes demuestran que tanto el convenio económico con Navarra como el concierto económico Vasco, no cubren todos los servicios que el estado proporciona en estos territorios. El cupo, atiende más a criterios y reglas políticos más que a criterios económicos, lo que supone una sistemática infravaloración de los costes de las competencias que el estado desempeña en estas comunidades. Al fin y al cabo, la contribución de estas comunidades al estado acaba dependiendo del apoyo de los partidos nacionalistas en las votaciones de los presupuestos del estado, produciéndose un agravio comparativo con el resto de ciudadanos españoles. El País Vasco cuenta con unos recursos por habitante de 4.712,7 euros mientras que en Navarra es de 4.156,6 euros. Lo que supone que los ciudadanos de estas comunidades disponen del doble de recursos que el resto del país.

Por otra parte la descentralización desaprovecha las ventajas que proporcionan las economías de escala. Existen competencias que de ser gestionadas a nivel estatal permitirían un importante ahorro, el ejemplo más evidente es la sanidad. En definitiva las dificultades económicas que atraviesa el país tienen mucho que ver con la estructura del estado autonómico, ya que en gran medida son las artífices de buena parte del déficit y la deuda.

Atajar el problema del déficit pasa por ajustar el tamaño de las autonomías, eliminar Diputaciones y fusionar municipios. Es necesario adelgazar la estructura del estado. Por otra parte considero que sería un error mermar aun mas las competencias del estado, ya la gestión estatal de muchas competencias es la única manera de garantizar la cohesión y la igualdad entre los españoles. No creo en una España centralista , pero la descentralización debe ser viable y en ningún caso debe servir para aumentar los desequilibrios o generar desigualdades. La descentralización tiene sentido en la medida en que supone una optimización del gasto y un mejor servicio.

El proceso de descentralización no se ha llevado a cabo correctamente, y en muchos casos solo ha servido para sobredimensionar estructuras dentro de las comunidades, creando instituciones poco transparentes, de escasa utilidad pública y que responden al clientelismo más rancio. Se trata de instituciones, fundaciones, y observatorios copadas por familiares de políticos. Los llamados cargos de libre asignación son desempeñados en muchos casos por familiares o amigos sin cualificación, y con dudosa o nula experiencia en el campo.
El enchufismo es uno de los males endémicos de este país, y acabar con los privilegiados de la dedocracia no va a ser tarea fácil. El pasado ano salía a la luz que Anna Hernández, esposa de José Montilla, acumulaba una quincena de cargos públicos. El disparate y la desfachatez de algunos de nuestros políticos no tienen límite. Este es un de los muchos ejemplos de cómo el desarrollo autonómico no ha servido para sus fines, impulsar el desarrollo económico y social, sino para servir a los intereses de los caciques locales o regionales. Esperemos que algún día surja en España algún político que no obedezca a los intereses de su partido, familiares o amigos sino al de los ciudadanos y promulgue una ley de incompatibilidades de cargos. La política debería ser una profesión por vocación, no por lucro.

Las comunidades han pasado a desempeñar funciones que en ningún caso pueden ser eficientes ni de utilidad a nivel regional, cual es el sentido de tener 13 televisiones autonómicas, los canales regionales costaron al contribuyente 2.000 millones de euros el año pasado, más un endeudamiento de 1.500 millones por los déficits de explotación del pasado. Las televisiones autonómicas, no son más otro nido de amigos, eso sí muy costosos para el contribuyente. Véase el caso de Catalunya Radio que cuenta con 2.600 empleados, frente a los 1.275 de Tele 5, que le supera ampliamente en audiencia.

En resumen, creo que es necesario refundar el estado. Tener 17 tribunales de cuentas, o defensores del pueblo no suponen un mejor servicio para la ciudadanía, pero si un terrible coste. Se trata de acabar con el despilfarro, las comunidades tienen cabida en nuestro estado, pero la descentralización no puede ser irracional sino que debe atender a criterios de eficiencia. El actual modelo organizativo y burocrático no se puede sostener, debería adelgazar y ajustarse a las posibilidades que el país tiene en este momento. Las instituciones deberían ser más transparentes, así como la elección de sus cargos, España necesita una estructura de estado más democrática.

Written by javierpalacin

September 7, 2012 at 3:26 pm

Reflexiones sobre el Euro

leave a comment »

La actual crisis económica es tan grave como la falta de ideas para abordarla. Después de una década de expansión económica, la economía española afronta su cuarto año de crisis sin ver la luz al final del túnel. España sufrirá por muchos anos la crisis y tendrá que realizar un duro esfuerzo y las reformas pertinentes sino quiere que esta sea una década perdida.

Uno de los problemas más acuciantes a los que se enfrenta la economía española, es el desempleo, los problemas estructurales de la economía española hacen que en momentos de contracción económica la destrucción de empleo sea más rápida que en otras economías. Somos una economía intensiva en mano de obra, así que en momentos de desaceleracion económica el mecanismos de ajuste es el de desprenderse de empleados. Quizás ahora nos toca pulgar los pecados por no haber hecho una apuesta decidida en I+D en la etapa de bonanza económica.

España cuenta con una tasa de paro por encima del 24% y que previsiblemente se mantendrá así durante al menos 3 años más. Ya que dados los mencionados problemas estructurales de la economía española, se necesita crecer por encima del 3% para generar empleo.

Más alarmante es si cabe la tasa de empleo juvenil, el 53% de los españoles menores de 30 anos no encuentra trabajo, y lo que es más preocupante están empezando a perder la esperanza de encontrarlo. Se trata de una juventud a la que se le inculco la importancia de formarse y ahora ven como las puertas al mundo laboral se les cierran. Muchos de ellos han optado por emigrar ante la falta de expectativas en España y desgraciadamente otros muchos lo tendrán que hacer. Poco futuro le espera a un país que forma a sus jóvenes para que terminen ejerciendo su profesión en el extranjero.euro

La sociedad española empieza a sentirse frustrada y desesperanzada ante el futuro que le espera, exige y reclama soluciones, unas soluciones que parece que los dirigentes no encuentran. Tampoco parece que haya una solución clara cuando un cuarto de la población activa está desempleada, las familias endeudadas y el consumo estancado. La inversión por los suelos dada la incertidumbre, el bajo consumo, y la dificultad de acceso al crédito. Respecto el gasto público, recientemente se han aprobado los presupuestos más austeros de la historia, y nuestra balanza comercial a pesar de las mejoras de los últimos anos sigue siendo deficitaria.

Y todo ello en un entorno en el que a la crisis económica se le une la crisis financiera, y la de deuda, ni hasta el economista mas agorero hubiese podido imaginar una situación así.

Claramente la situación económica de España no invita al optimismo, en este contexto cada vez surgen más voces críticas en contra del euro, quienes consideran que no hay solución a los problemas económicos de nuestro país en el marco de la moneda única.

El hecho de pertenecer al Euro conlleva una serie de compromisos de déficit y deuda, con el fin de disciplinar las economías. Sin embargo en la situación de recesión que vive España realizar políticas contractivas y de austeridad supone un suicidio económico, no es la primera vez que las políticas neoliberales de la escuela de chicago fracasan, simplemente deberíamos mirar hacia atrás y ver los ejemplos de Argentina, Chile o Rusia.

España tenía dos opciones, apostar por estimular la economía o controlar el déficit, pero el hecho de pertenecer a la Unión monetaria hace que no tengamos opción. Apostar por reducir el déficit no ha servido para calmar a los mercados ya que la prima de riesgo sigue en niveles insostenibles, sin embargo ha anulado toda posibilidad de crecimiento. Por lo que seguimos siendo un país endeudado con el agravante de nulas expectativas de crecimiento a corto plazo, en definitiva, carne de canon para los mercados.

El resultado es que durante el año 2013 España tendrá que hacer frente a unos intereses de 40.000 millones de euros, dinero que no revertirá en beneficio de la sociedad española, que ve como el estado de bienestar y los servicios públicos se deterioran. Este creciente malestar social ha sido el detonante del debate social sobre la conveniencia o no de pertenecer al euro.

Por una parte la crisis ha sacado a la luz la necesidad de reformar las instituciones europeas al verse incapaces y sin los mecanismos adecuados para poder ayudar a los países miembros en dificultades. La unión monetaria plantea un sin fin de carencias como por ejemplo el tema fiscal. Esta mayor integración requerirá de reformas y delegación de soberanía de los países a la unión europea, pero requerirá tiempo, un tiempo que España no tiene.

Por otra parte la Unión Monetaria representa a un montón de países con necesidades y realidades económicas muy diferentes. En el que va a resultar muy difícil poner de acuerdo a todos los miembros para adoptar reformas de envergadura. La propia forma en la que se ha concebido la unión es otro problema, ya que en muchos casos requiere de unanimidad a la hora de tomar decisiones de calado, lo que refleja la ineficiencia de la unión para tomar decisiones rápidas y contundentes.

El mayor reflejo esta ineficiencia es la falta de actuación del BCE en la crisis de deuda, si bien es cierto que el papel del BCE es el de controlar la inflación y no el de comprar de deuda también es cierto que las circunstancias son extraordinarias. La compra de deuda por parte del BCE es un parche y no va a solucionar los problemas pero ante la grave situación debería de actuar como cortafuegos ante los ataques especulativos que está sufriendo la deuda de los países periféricos.

En este sentido resultaría de sentido común Aunar esfuerzos entre todos los socios europeos pero la realidad es que se empiezan a oír voces críticas desde Europa a la compra de deuda soberana, a su vez la crisis de deuda está teniendo resultados muy diversos para las economías Europeas. Mientras los países periféricos están siendo hostigados por los mercados, el bono alemán, que representa a la economía más estable de la Unión monetaria se está convirtiendo en el valor refugio de Europa. Lo que permite a Alemania financiar su deuda a un coste bajísimo a pesar de que su deuda es superior a la española. Esta circunstancia puede actuar como incentivo perverso para los países que se están beneficiando de esta situación y aplazar las decisiones y reformas necesarias para salvar las economías en apuros.

Tendría mucho sentido que si compartimos una misma moneda nuestro riesgo país se unificara creando eurobonos, sin embargo esta opción de compartir el riesgo resultaría especialmente costosa para Alemania, país que rechaza esta opción contundentemente ya que se financiaría a unos intereses mayores.

Por otra parte las políticas de ajuste y austeridad como solución a la crisis financiera, que están realizando los países de la zona euro, especialmente los rescatados, están dando resultados desoladores, véase los casos de Grecia o Portugal.

Como resultado, euroescépticos y muchos sectores descontentos con la situación económica ven en la salida del Euro una opción cada vez más creíble. Salir del euro supondría la recuperación de la autoridad monetaria, permitiendo imprimir nuestra moneda propia moneda con lo que tendríamos un mayor control de la evolución económica del país atendiendo a las necesidades económicas y sociales.

La nueva peseta podría devaluarse, teniendo un efecto estimulador de las exportaciones y frenando las importaciones, el impacto dependería de la magnitud de de la eurodevaluación. Una vez realizada la devaluación, mejoraría nuestra competitividad, y sería bastante sencillo atraer de nuevo la inversión extranjera.

Resulta destacable el déficit de nuestra balanza comercial, que a pesar del contexto económico durante el año 2011 registro un déficit por cuenta corriente próximo al 4% del PIB. Sólo con una devaluación contundente se afrontaría el problema. Por otra parte el abandono del euro se podría fijar con un compromiso de vuelta una vez que la situación se haya estabilizado y con un tipo de cambio más realista a la capacidad económica de España.

Sin embargo la salida del euro representaría un cumulo de dificultades legales dado que la UME no contempla ni la salida ni la expulsión de ninguno de sus miembros, aunque sería imposible detener a un país soberano que desease abandonar el euro.

Por otra parte supondría un cambio dramático y generaría gran inestabilidad, cabe recordar que la entrada en el euro fue un proceso de adaptación de 3 anos, en el caso de salida del euro el periodo de adaptación seria de semanas.

A su vez se produciría una salida masiva de capitales, para evitar la conversión en la nueva moneda que se devaluaría inmediatamente entorno a un 30%. Evidentemente las autoridades actuarían para evitar la fuga de fondos lo que supondría un escenario muy parecido al vivido por Argentina en el 2002. Todo ello conllevaría un drástico efecto retroactivo en el consumo y la inversión.

En relación con la devaluación de la moneda sería importante mencionar que tan solo tendría un efecto temporal ya que no solucionan los problemas que tienen raíces estructurales. Las devaluaciones terminarán provocando inflación, con lo que las ganancias transitorias de competitividad irían desapareciendo y se requeriría de nuevas devaluaciones, con lo que los tipos de interés también se incrementarían.

Al igual que la devaluación supondría una mejora en la competitividad, dicha devaluación tendría efectos desastrosos en nuestra deuda externa, ya que en el supuesto de que la peseta se devaluase en un 30%, nuestra deuda se incrementaría en la misma proporción, ya que la mayor parte de nuestra deuda esta denominada en euros.

La consecuencia sería un de default, y resultaría imposible financiarse en los mercados internacionales durante unos años. La salida del euro también supondría una vuelta al riesgo cambiario, con el consiguiente inconveniente a la hora de realizar negocios en el extranjero.

Estamos ante una encrucijada, se trata de una elección colectiva que se nos plantea entre opciones malas o peores. Por una parte la salida del euro tendría unas consecuencias dramáticas en el corto plazo, tan severas como para desechar esta opción de primeras, sin embargo implantar las medidas económicas recomendadas o exigidas desde Europa parecen abocarnos al desastre y ahondarnos aun más en una crisis de muy larga recuperación y con terribles consecuencias en la sociedad española. En principio la opción de permanecer en el euro parece la menos dolorosa, pero requerirá de ajustes y cambios que vendrán dados desde Europa sin importar las consecuencias sociales.

Es muy difícil elegir entre opciones malas, solo espero que esta crisis acabe siendo una oportunidad para abordar los cambios que España lleva tanto tiempo posponiendo. La sociedad Española debe ser consciente y estar preparada para los difíciles tiempos que se avecinan, muy probablemente asistimos ante unas generaciones que van a vivir en peores condiciones que sus progenitores.

La pregunta ¿Euro si, o Euro no? No tiene respuesta, salirse del euro no parece la mejor opción, pero permanecer en el euro en estas condiciones tampoco, quizás el euro es un tren que no deberíamos haber cogido, y Europa no es ni la solución ni el problema, quizás así dejaríamos de buscar soluciones fuera para verlas dentro, las crisis son oportunidades para el cambio, quizás, si lo viésemos de este modo, podríamos salir de ella reforzados y mejorados.

Written by javierpalacin

July 30, 2012 at 10:57 am

REFORMA LABORAL: LA FLEXI-INSEGURIDAD EN EL MERCADO DE TRABAJO ESPAÑOL

leave a comment »

Parte 3 – “Consideraciones personales”

Para terminar con este Blog que divide en tres partes, en esta última, procedo a dar mi punto de vista al respecto.

En líneas generales, considero que se necesitaba una profunda reforma, para simplificar y hacer más eficiente el sistema que de alguna forma, en los últimos años, ha contribuido a acumular una tasa de paro del 24%.

Tras analizar los distintos aspectos y los posibles escenarios que se producirán con esta reforma, considero, que si bien puedo estar personalmente de acuerdo con unas medidas más que con otras, será el tiempo, influido por las futuras medidas que establezca el gobierno para relanzar la economía, el que nos indique si esta reforma ayudará más que perjudicar al empleado.

Por un lado, me llama la atención, la concesión de exenciones fiscales que se otorgan al contratar al trabajador “más desfavorecido”, las cuales, obligan a la empresa a mantener al empleado en su puesto durante un periodo de tres años, “bajo la amenaza” de tener que devolver dichas deducciones en el caso de que se despida al trabajador antes de finalizar dicho periodo.

Por otro, me parecen interesantes las novedades aportadas en materia de formación, ya que creo que es fundamental “reenganchar” a aquellos trabajadores que se han quedado atrás, y que tienen mayor dificultad para volver a introducirse en el mercado laboral.

Ahora bien, esto sobre el papel queda muy bonito, pero desgraciadamente, no es la primera vez que se oye. Personalmente llevo escuchando la misma frase, desde el momento que España empezó a recibir las ayudas que se otorgaban a los miembros más recientes de la unión europea… nada se hizo entonces, cuando había dinero para ello…..otra cosa es saber que se hizo con ese dinero……

En base a esto, espero que no se lleve a cabo una repartición al azar de los recursos económicos (que esta vez son más escasos), ya que resulta vital que se concrete con más precisión, que “metodología” tiene pensado aplicar el gobierno y que porcentaje de éxito espera alcanzar con la misma.

Como dato, me gustaría destacar que, a día de hoy, España se sitúa en el puesto 19 de la Europa de los 27, en lo que a presupuesto dedicado a la formación se refiere, algo bastante negativo, si tenemos en cuenta que nuestra cuota de desempleo se supera a si misma cada día que pasa.

Por otro lado, me parece que la idea de “flexi-seguridad” con la que se ha intentado envolver esta reforma, y que pretende ser su eje principal, es simplemente una estratagema hueca por dentro, reforma_laboral_3

 

Si analizamos esta estrategia más detenidamente, nos damos cuenta que, en realidad, no queda claro como la flexibilidad va a afectar de manera positiva a la seguridad de los trabajadores.

Lo que intento decir es que el gobierno nos vende la idea de que “por nuestro bien”, debemos aceptar las modificaciones que han instaurado, pero a mi modo de ver, esta aceptación al que verdaderamente beneficia es al empresario; más que nada por el hecho de que a partir de ahora, se quiera o no, todos los despidos son procedentes.

En un mundo perfecto nadie tendría nada que objetar al respecto, pero todos sabemos que existe mucha injusticia en los puestos de trabajo, gente que lo pasa mal y que calla mucho (más ahora que el hecho de tener un trabajo es un privilegio). Con esta reforma, la ley protege menos al trabajador, ya que a partir de ahora, un juez, salvo contadas excepciones, se verá “obligado por ley” a considerar que el despido fue procedente.

En definitiva, desde mi punto de vista, tras la entrada en vigor de la reforma laboral, la legislación española se aproxima a la europea en materia de costes, sin embargo, a cambio, no endurece las condiciones para dificultar la posibilidad de prescindir de un empleado. ¿Cuánta seguridad puede aportar esta medida en un país como España que cuenta con una alarmante tasa de paro que roza el 24%, la cual supone una tasa de paro record en la Unión Europea entre los jóvenes de menos de 30 años?

En líneas generales, dudo mucho que las medidas instauradas por el ejecutivo puedan crear empleo por si solas: las bonificaciones son mínimas; la exención fiscal sólo es válida para quienes estén establecidos, y en ningún caso están orientadas a la creación de nuevos negocios. Las medidas de flexi-seguridad aportan “demasiada” elasticidad, por lo que esa idea inicial destinada a romper con la rigidez del mercado laboral, podría convertirse en un arma de doble filo, ya que por un lado se ha otorgado a las empresas y empresarios una mayor libertad de movimientos, por otro los trabajadores ven mermada su seguridad, ya que sus despidos, de producirse, resultarán más baratos para la empresa española, que se encuentra sumergida en una crisis económica brutal.

En definitiva, tras la entrada en vigor de la reforma laboral, la legislación española se aproxima a la europea en materia de costes, sin embargo, a cambio, no endurece las condiciones para dificultar la posibilidad de prescindir de un empleado. ¿Cuánta seguridad puede aportar esta medida en un país como España que cuenta con una alarmante tasa de paro que roza el 24%, y supone una tasa record en la Unión Europea?

Por último, me gustaría resaltar un modelo europeo, concretamente el austriaco, qué consiste, principalmente en que, en lugar de otorgar una indemnización al trabajador cuando este es despedido, la empresa destina un dinero mensual a un fondo de despido individual para cada trabajador. Ese fondo se puede retirar bien cuando el trabajador es despedido, bien cuando se jubile, con la ventaja de que el fondo va siempre con él (si se cambia de empresa, el fondo de irá con él; abriendo su nueva empresa un fondo que empezará a contar de cero)

No hubiera estado mal que en la época de bonanza y cuando éramos “el ejemplo de crecimiento económico europeo”, alguno de los muchos ministros que hemos tenido, se hubiera preocupado de mirar alrededor, de absorber buenas ideas o modelos e intentar aplicarlos en un periodo de vacas “gordas”, donde todo hubiera sido más fácil……pero el españolito medio, entre los que me incluyo, es muy de mirarse el ombligo y de pensar que lo suyo es lo mejor y que mejor que “lo español” no hay nada……..dudo mucho, que ha día de hoy, el resto de Europa piense lo mismo.

 

 

 

Written by javierpalacin

May 23, 2012 at 9:52 am

REFORMA LABORAL: LA FLEXI-INSEGURIDAD EN EL MERCADO DE TRABAJO ESPAÑOL

leave a comment »

PARTE 2 – “El abaratamiento del despido”

En esta segunda parte de este Blog, me gustaría centrarme en el punto más conflictivo de esta nueva reforma laboral, que es, sin duda alguna  “el abaratamiento del despido”.

Si bien esta nueva fórmula busca “motivar” al empresario para que a la hora de contratar a un nuevo empleado, “se le recompense” con un contrato fijo (y no uno temporal, algo común en la España del siglo XXI que, en los últimos años, se ha acentuado aún más, si cabe, por la crisis), este pasa por reducir la indemnización por despido improcedente de 45 a 33 días por año trabajado, con un tope máximo de dos años de salario.

Hasta ahora, la vía más utilizada por el empresarioreforma_laboral_2 para el despido era el conocido como despido disciplinario improcedente, o ‘despido exprés’, que pagaba 45 días por año, con un máximo de 42 mensualidades. En otras palabras, una forma de despido libre, pero más cara: el empresario no tenía que alegar ninguna causa para proceder al despido, procediendo a realizarse este de manera inmediata, a condición de que el trabajador recibiese lo establecido por los sindicatos.

En España, los despidos exprés se habían convertido en algo habitual, representando un 60 por ciento del total. Entre las razones destacaban, por un lado, la voluntad de ahorrarse los costes del juicio, y por otro, evitar los “incómodos” salarios de tramitación, que el empresario tenía que seguir abonando al empleado hasta que el juez tomara una decisión al respecto.

La nueva ley elimina toda posibilidad de poder seguir optando a este tipo de despido, dejando como única alternativa el despido objetivo, que únicamente otorga una indemnización de 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 mensualidades.

Según se puede leer en el Boletín Oficial del Estado, el empresario podrá suspender el contrato de trabajo (despido objetivo o procedente), reducir la jornada y cambiar las funciones de sus empleados. Eso sí, tendrá que demostrar que lo ha hecho “por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción”.

Al entenderse que a partir de ahora todos los despidos estarán justificados, queda en manos del empleado el recurrir a los tribunales en caso de no estar de acuerdo. En este caso, y sólo si finalmente el el juez da la razón al trabajador (quedando demostrado que el despido no se llevó a cabo basándose en las razones nombradas anteriormente), se abriría la posibilidad de poder recibir una indemnización más alta que en ningún caso superaría los 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades.

En cualquier caso, es necesario aclarar que para aquellos contratados antes de la puesta en marcha de la reforma, se aplicará una fórmula transitoria por la que los trabajadores podrán recibir 45 días por año trabajado hasta el momento de la entrada en vigor de la reforma.

En cualquier caso, se le reconoce más libertad de acción al empresario que, no sólo se ve beneficiado por las condiciones económicas del despido objetivo, sino también por las razones del mismo, ya que entre otras, y como hemos comentado anteriormente,  adquieren especial relevancia las causas por índole económica. De hecho, según el nuevo decreto “se entiende que se concurre en causas económicas, cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, tales como la existencia de perdidas, actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. En cualquier caso, se entenderá que la disminución es persistente si se produce durante un periodo de tres trimestres consecutivos”.

Si bien esta nueva medida busca otorgar más estabilidad contractual, eliminando el miedo del empresario a asumir excesivos compromisos, no son pocas las voces que se han alzado en contra de esta medida calificándola de “letal”, ya que lo único que se ha realizado es cambiar el sentido de “la carga”, que pasa a estar en contra del trabajador. Con la anterior normativa el despido se consideraba improcedente si la causa no quedaba suficientemente acreditada, ahora se presume que el despido es procedente y lo que hay que demostrar es la improcedencia.

Personalmente, y aunque ya entraré más en detalle en la última parte de este Blog, considero el abaratamiento del despido una medida “impopular”, pero necesaria, que nos acerca a los estándares europeos. En Europa, ningún país contempla una indemnización por despido improcedente tan elevada, como la que hasta ahora se daba en España.

Comparando a España con los países que la rodean, nuestro país, se sitúa por encima de Suecia, donde si bien no existen las indemnizaciones por despido, estas se sustituyen por un subsidio de paro limitado (aunque muy bien administrado), que se complementa con incentivos al trabajo importante y una mayor dificultada para despedir.

En el caso alemán, la compensación por despido se sitúa en 18 mensualidades, si bien, en muchos casos, las empresas diseñan planes sociales para sus trabajadores, algo que en España se da con cuentagotas.

En cualquier caso, concluiré este Blog dedicado a la reforma laboral expresando de una forma más extensa mi punto de vista al respecto. Del mismo modo, intentaré realizar una distinción entre las medidas que, en mi opinión eran necesarias, y las que han sido más polémicas y han suscitado mayor preocupación entre la sociedad española.

Written by javierpalacin

April 23, 2012 at 2:25 pm

REFORMA LABORAL: LA FLEXI-ENSEGURIDAD EN EL MERCADO DE TRABAJO ESPAÑOL

leave a comment »

PARTE 1 – “Las medidas”

La reforma laboral que el nuevo gobierno de Rajoy aprobó a princireforma_laboral_1pios de febrero representa, sin duda, un asunto largo y complejo, con varios aspectos que merecen un atento análisis.

Por tanto, he decidido escribir un artículo que dividiré en tres partes, intentando ofrecer al lector una explicación clara de las novedades fundamentales que el Gobierno ha incluido en ese texto normativo.

En esta primera parte, he realizado una introducción en las que describo las medidas que, a mi parecer habría que destacar. En la segunda, he profundizado el tema que más inquietud ha generado entre los trabajadores: el abaratamiento del despido.

Por último, en la tercera parte, he expresado mis opiniones con respecto a las medidas que considero acertadas, así como mis preocupaciones sobre aquellas que, a mi parecer, no ayudarán a solucionar la problemática actual española.

A continuación, vamos a analizar los puntos más significativos, aclarando los objetivos que el Gobierno quiere lograr y las medidas que han sido puestas en marcha para conseguirlos:

1-       Crear más empleo: El gobierno parte de la idea básica por la que si se aumentan el número de entidades capacitadas para contratar, se contratará más. Según establece la reforma, las ETT (Empresas de Trabajo Temporal) pueden, desde ahora, funcionar como agencias de colocación. Se busca conseguir la creación de más empleo a través de una mayor colaboración y participación por parte de los sectores público y privado; parafraseando a la ministra Báñez, “Todo lo que pueda buscar empleo que ayude a hacerlo”.

2-       Más y mejor formación: Se reformará el contrato para la formación y el aprendizaje con el intento de promover una formación permanente en España, ya que un trabajador mejor formado encuentra trabajo con más facilitad (España se caracteriza por su bajo nivel de formación – escolar y pos-escolar – uno de los elementos que eleva considerablemente la tasa de paro). Además, se busca lograr que la formación sirva de verdad a la consecución del empleo. Como ha señalado la ministra Báñez, “en nuestro país se gastan muchos recursos públicos en formación, sin embargo, esta inversión no se traduce en una mayor probabilidad de que los candidatos cumplan los requisitos necesarios para acceder a un puesto de trabajo”. Evaluando las necesidades de las empresas, y en consecuencia, orientando la formación de los trabajadores, se conseguirán mejores resultados.
Con respecto a los derechos que se reconocen a los trabajadores durante su periodo de formación, estos pueden presentarse a exámenes para obtener títulos, y los exámenes no estarán puesto fuera del horario laboral. Además, el trabajador podrá formarse en la propia empresa hasta un máximo de 20 horas por año.
En el texto de la reforma, aparece también el tiempo que puede estar en prácticas un trabajador, que podrá ser de uno a tres años, siempre que alterne actividades formativas con trabajo.
La disposición legislativa anterior establecía que la edad máxima para acceder a este contracto de formación era de 30 años. Con la nueva disposición, se ha decidido mantener la edad a 30 años, con la intención de que esta edad será reducida a 25 años cuando la tasa de paro descienda al 15%.
Por último, el Gobierno ha previsto conceder incentivos, en forma de reducción de las cuotas a la Seguridad Social.

3-       Más empleo estable: La que probablemente es la medida principal de esta reforma es un nuevo contrato por tiempo indefinido a jornada completa, que apoya conjuntamente a las PYMES y a aquella categoría de desempleados que más dificultad encuentran para integrarse al mercado de trabajo. Se define como ‘contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores’.
Es un contrato para empresas de menos de 50 empleados que busca potenciar la contratación y evitar la temporalidad en el mercado de trabajo y que presenta dos incentivos:

–       Por un lado, se otorgará una deducción fiscal (que se produce en el Impuesto de Sociedades) de 3.000 euros en la contratación del primer trabajador de la empresa, si este es menor de 30 años, con la intención de fomentar la contratación de gente joven que se incorpora en el mercado de trabajo.

–       Por otro lado,  el empleador que saque a ese trabajador del desempleo, puede deducirse en la cuenta fiscal el importe equivalente al 50% de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de celebrarse el contrato, y con las siguientes salvedades:

a)       El trabajador ha tenido que estar cobrando el paro durante, al menos, 3 meses antes de su contratación

b)      Para concretar esta deducción, el empleador recibirá del trabajador un certificado del Servicio Público de Empleo en donde se recoge el importe pendiente de percibir

c)       Límite de doce mensualidades

Se permite, también, compatibilizar el sueldo que recibe una persona con una parte de su prestación por desempleo. El trabajador que en la actualidad recibe una prestación por desempleo y que es contratado por una empresa, podrá compatibilizar el 25% de la prestación que venía percibiendo, durante un año, con el nuevo sueldo de este contrato, o bien puede mantenerla para situaciones de desempleo posteriores.

En lo que a bonificaciones se refiere, se otorgarán bonificaciones de hasta 3.600 euros cuando haya contratación de jóvenes menores de 30 años, y de hasta 4.500 euros para contratación de desempleados de larga duración. En ambos casos los importes bonificados se sumarán a las anteriores deducciones fiscales.

4-       Otra medida a destacar es, que a partir del 21 de diciembre de 2012 se prohibirá encadenar contratos temporales más allá de 24 meses.

5-       Combatir el fraude, la economía sumergida y luchar contra el absentismo laboral:
En más detalle, el ejecutivo ha decidido no rebajar la prestación por desempleo en ningún caso, pero evitará los fraudes fiscales que se puedan producir en el cobro de la misma.

En la lucha contra el absentismo laboral (que costó más de 16.000 millones de euros en España en 2010) el Gobierno cree necesario desvincular el absentismo individual del trabajador a la media de la plantilla (un trabajador es o no absentista en función de su comportamiento, no de la media de lo que hagan los demás) así como impulsar la colaboración entre las  Mutuas y el sector público, y con este propósito el ejecutivo tendrá preparada una Ley de Mutuas a finales del primer trimestre.

Se busca, impulsar que los desempleados que estén cobrando una prestación por desempleo puedan realizar servicios de interés general a la comunidad.

Razonando sobre las principales medidas discutidas hasta ahora (dedicaremos al abaratamiento del despido la segunda parte de este Blog), podemos fácilmente extraer los principios fundamentales de esta nueva normativa.

En primer lugar, se busca a facilitar la contratación, con especial atención a los jóvenes, a los parados de larga duración, y a las personas que tienen cargas familiares o dificultades para incorporarse al mercado de trabajo a través de la concesión de apoyo a los autónomos y a las PYMES que representan los grandes generadores de empleo en España (dan empleo a más del 95% de los trabajadores).

En segundo lugar, con esa reforma se busca la estabilidad en el empleo, y potenciar los contratos indefinidos frente a la contratación temporal.

En tercer lugar, busca flexibilizar el marco de la empresa para que el despido sea siempre la última solución.

No obstante los buenos propósitos, habrá que averiguar la eficacia de la reforma, a corto, medio y largo plazo. Fátima Báñez, ha asegurado que el objetivo a corto plazo es “crear las bases que permitan crecer y crear empleo” y “frenar la sangría de destrucción de empleo” subrayando que la nueva norma pretende “romper con la rigidez del mercado de trabajo y con la dualidad de que los trabajadores temporales paguen las consecuencias de la crisis”.

Como se puede comprobar analizando las fluctuaciones de la economía laboral en tiempos de crisis, el ajuste de la economía española se realiza vía despido y no a través de las modificaciones de las condiciones de trabajo como ocurre en los países de nuestro entorno. Esta situación da lugar a que sean los trabajadores temporales los primeros en sufrir las consecuencias de una recesión económica.

El gobierno, busca combatir la rigidez del mercado de trabajo nacional otorgando una mayor flexibilidad a las empresas.

Aquí concluyo la primera parte de este Blog. Ha dedicado la siguiente al abaratamiento del despido, el punto de la reforma  más controvertido y que ha generado más polémica.

Written by javierpalacin

April 11, 2012 at 12:19 pm

Elecciones Generales 2011

leave a comment »

Puede ser que nos sorprendan los números, pero no el resultado.

Lo que se podía calificar como la Crónica De Una Muerte Anunciada para un PSOE, encabezado por Rubalcaba, que no tiene esa varita mágica, que se le presupone a Rajoy, para sacar a España de la crisis, ha hecho, que finalmente sea este ultimo, el elegido para ser el nuevo presidente del gobierno.

Todo un logro, para el único hombre que “se ha beneficiado” de la crisis que azota al país desde hace ya cuatro años. Mucho ha llovido desde aquella primavera del 2008, donde a la derrota en las urnas se le unió la desconfianza de su propio partido, pidiendo la cabeza de un político que si bien era considerado un buen orador, no conseguía transmitir la imagen de liderazgo que proyectó su antecesor en el cargo.

En cualquier caso, a día de hoy, Mariano Rajoy, es el nuevo Jefe del ejecutivo, una vez el PSOE hubiera construido, paso a paso, su propia derrota, lo que le ha llevado a cosechar el peor resultado electoral de su historia.

El periódico el País lo definió perfectamente ‘La incompetencia y falta de densidad política de Rodríguez Zapatero, en medio de la crisis global más seria que ha conocido el mundo desde hace más de medio siglo, Paul vota Rajoyhan catapultado a Rajoy a La Moncloa’.

Improvisando una lista de medidas llevadas a cabo por Zapatero durante los últimos años, cabría destacar:

–      El decreto ley 9 de mayo 2010, estableciendo recortes del 5% de los sueldos de funcionarios públicos, congelando pensiones y eliminando ventajas fiscales a las categorías sociales más débiles (empezando por la abolición de la ayuda de 2.500 euros para cada recién nacido).

–      Facilitar los despidos  y hacer más precaria la contratación a todos los niveles, sin poner freno alguno a la temporalidad. Todo esto mientras se destruían puestos de trabajo, en un país que cuenta con 5 millones de parados.

–      La burbuja inmobiliaria, similar a la de EEUU, ha dejado muchas personas sin piso por un lado, y por otro, más de 500.000 viviendas sin vender. El PSOE fracasó estrepitosamente allí donde había prometido su esfuerzo más intenso: equidad y rescate social.

En resumen, Zapatero lideró un país naufragado en una condición económica desastrosa, con una situación social alarmante, caracterizada por una elevada desocupación (en particular, entre los jóvenes).

Si a esto añadimos la pérdida de tiempo por parte de los socialistas para atajar los problemas: negando, en primer lugar, la existencia de la crisis (hablando de una deceleración), y actuando, después, de manera contradictoria, olvidándose de poner en marcha aquellas reformas necesarias para impulsar un crecimiento de la competitividad.

Este descontento general, unido a la pérdida de confianza por parte de los mercados, y a la falta de claridad para disipar el final de este túnel llamado crisis (que parece no tener fin), hizo que surgiera la necesidad inminente de  convocar elecciones generales anticipadas.

En definitiva, demasiada Kriptoníta para un ZP y para un partido que ha sido aniquilado por las circunstancias

En cualquier caso, el anterior gobierno es agua pasada, y si hay que resaltar algo bueno que nos han dejado estas elecciones, es una mayoría absoluta que además de generar tranquilidad en los mercados, permitirá a Rajoy empezar con buen pie, aplicando sus políticas económicas y sociales de forma inmediata, sin perder el tiempo en negociaciones absurdas con otros partidos que a día de hoy no benefician en nada al país.

Este punto es vital, teniendo en cuenta que Rajoy comienza su legislatura en el punto más bajo de la crisis económica. De hecho, como comentó el semanario alemán “Der Spiegel”, el líder del PP “no tendrá mucho tiempo para saborear su éxito” sino que “tendrá que imponer cuanto antes duras medidas de austeridad”.

Sean cual sean las políticas o recortes que establezca el nuevo gobierno, todo pasa por activar con prisa un tejido económico que, a día de hoy, es del todo improductivo.

Necesitamos reformas fiscales que ayuden a las empresas a desarrollar sus negocios, haciéndolas más competitivas, sobretodo en el marco internacional. Más empresas, conlleva más empleo, lo que en el largo plazo es sinónimo de crecimiento.

Una sugerencia a titulo personal, sería sustituir el principio del devengo, que durante el último año ha sido el azote de las Pymes, por el principio de caja (sistema que permite a los autónomos pagar este impuesto una vez hayan cobrado la factura). En la actualidad, las empresas españolas adelantan el pago del IVA a Hacienda, correspondiente a las facturas emitidas, sin embargo, debido a la morosidad de sus clientes, muchas han tenido que cesar su actividad por la falta de liquidez que este mecanismo conlleva, sobre todo, cuando entre los morosos se encuentran las propias administraciones públicas.

En cualquier caso, una mayoría absoluta era lo mínimo que podía “pedir” Rajoy, sobre todo si nos atenemos a lo que va a tener que lidiar en un 2012 en el que los mercados reclaman más recorte de gasto público de un país que cuenta con más de 8.5 millones de pensionistas, y donde habrá que decidir el destino de 3,1 millones de funcionarios que llevan más de un año con sus salarios “congelados”, además de manejar la tijera para ahorrar 16.000 millones, con el objetivo de reducir el déficit al 4,4% y cumplir con los requerimientos de la UE.

España se parece mucho a Italia por sus defectos. Ambos se han olvidado de la importancia del crecimiento. Este es el reto al que se enfrenta Rajoy.

Written by javierpalacin

January 24, 2012 at 1:14 pm

Posted in España

Tagged with , , , ,